"La Muerte Silenciosa"

#HablemosdeSaludMental en el día mundial para la prevención del suicidio.

Artículo original en el blog personal del autor, en www.kevin-romero.com


 

La salud mental es definida como:

Un estado de bienestar mental que permite a las personas hacer frente a los momentos de estrés de la vida(…)

(...) Es parte fundamental de la salud y el bienestar que sustenta nuestras capacidades individuales y colectivas para tomar decisiones, establecer relaciones y dar forma al mundo en el que vivimos. Además, es un derecho humano fundamental, y un elemento esencial para el desarrollo personal, comunitario y socioeconómico. OMS (2022). "Mental health: strengthening our response" en: www.who.int


Tomaremos el concepto anterior como referencia porque es precisamente la OMS una de las organizaciones que más se preocupa en la promoción de salud mental, y aunque puedan existir múltiples organizaciones que promuevan la salud mental y sus tipos, esto debe ser un concepto que forme parte de nuestros propios valores como seres humanos.


Es una buena práctica que como seres vivientes podamos hablar de salud mental. El hecho de pensar que existe, nos permite cultivarla y promoverla.



El «hecho de pensar en» me remite de inmediato al concepto anglosajón de «awareness» que indica «el estado de ser conciente de algo» y que se conecta directamente con esa «promoción» de la salud mental, para que cuando hablemos del tema, esto no signifique ponernos una camiseta de color, una gorra y un sticker u otro símbolo, sino que el signo específico sea darle sentido en nuestras palabras y por supuesto con nuestros actos.


El Enemigo Silencioso


La salud mental tiene múltiples enemigos. Sin embargo, este 10 de septiembre se celebra desde el 2003 el World Suicide Prevention Day o Día Mundial para la Prevención del Suicidio, y nos resulta importantísimo para los que promovemos la salud mental, porque es precisamente el suicidio la forma más definitiva de remover toda forma de salud mental, es la muerte como impedimento al ser de existir y vivir.


El suicidio puede ser fácil de entender (como concepto), y supremamente difícil de comprender en cuanto a puesta en acto (como fenómeno).

Cuando conocemos personas cercanas a alguien que se ha suicidado es cuando nos damos cuenta que el suicidio como fenómeno ocurre en una persona pero afecta realmente (en su calidad más pura) al entorno de esta persona, de ahí que al hablar de salud mental entra el concepto social y comunitario.


Dicho esto, se entiende que el suicidio es un acto precedido por una acumulación de situaciones que afectan al individuo pero que al de ejecutarse afecta su entorno.


Cuando se dice «acumulación de situaciones» pareciera que esto fuera una serie de actos inteligibles para ambos actores (quien actúa el suicidio y su comunidad) pero en realidad la problemática principal en la prevención del suicido es lo complicado que puede ser entender esta señales a como vamos evolucionado como seres humanos.


¿Y cómo se pone en acto?

En general, pudiéramos llegar a pensar que prevenir el suicidio es una tarea de sencillos pasos, que consiste en ver a una persona que: llora constantemente, tiene pensamientos negativos y cae mal. Y luego se interviene, yéndonos por ejemplo al CIE-11 (Clasificación internacional de Enfermedades) donde podríamos categorizar el conjunto de síntomas y ¡voilà! encontramos la fórmula para detectar el suicidio y prevenirlo.


Pero NO. Me permito informar que esto no es así, que solamente poderlo detectar se hace difícil, y que es realmente más complicado de lo que parece.



Depresión Sonriente

Existen artículos que hablan sobre un tema conocido como «Depresión sonriente» o «Depresión atípica», como se le conoce más formalmente, y los podemos encontrar representados desde la Antigüedad hasta en artistas contemporáneos como Amy Whinehouse y Robin Williams u otros sinnúmeros donde simplemente nadie se imaginaría que el suicidio sería una opción.


El solo hecho que un concepto contenga el adjetivo atípico lo hace más complejo de entender y por lo tanto más difícil de notar.


Es por esto que dentro de la promoción de la salud mental, uno de los puntos más críticos es la educación de la misma.

El Suicidio en el lugar de trabajo

De muchas esferas que el suicidio puede llegar a afectar, una en las que más incertidumbre genera es en el lugar de trabajo.


En general, este se caracteriza por ser un ámbito más neutral, donde gran parte de las conversaciones que se generan van en torno al mismo, e incluso, fuera del mismo los temas de conversación siguen siendo afines al trabajo.


Por lo cual detectar síntomas de depresión y/o planeación del suicidio puede volverse aún más complicado, por no decir imposible. Y no es imposible, porque no se puede negar que existen personas con una sensibilidad especial, con una constitución neuronal que le permite detectar cosas por encima de los demás.



Es por esto que se considera sumamente necesario promover conductas de apoyo y redes de atención dentro del lugar de trabajo porque es una comunidad donde se podría llegar a hacer mucho al respecto, pero no se hace porque no se habla del tema, ni se educa y por lo tanto no puede llegar a prevenirse.


Existen mecanismos dentro de las leyes gubernamentales donde las empresas están obligadas a generar encuestas de riesgo psicosocial, actividades de promoción de la salud, entre otros... Sin embargo, esto desde mi propia experiencia en People Management y trabajo directo con directivos y gerentes, no es algo que se pueda manejar de forma simple.


Se deben generar indicadores importantes y contudentes que permitan una identificación, acompañamiento y prevención eficiente del suicidio.

Finalmente, este cambio ha de nacer desde nuestro interés, darnos cuenta de lo que sucede en nuestro entorno. Este cambio en sí debe materializarse en actos de bondad hacia el otro, gestionando e incentivando en nuestra cultura formas de ayudar al otro sin necesidad de irrumpir.



El respeto y la sensibilidad unidos generan un canal de confianza infalible que puede salvar vidas, mostrándole al otro lo que importa, las formas existentes de encontrar ayuda y sobretodo, llevar una vida interior que nos permita ser vistos desde afuera como una esperanza de vida, una esperanza que le haga ver al mundo que hay una forma de llegar a ser plenos y que eso nos suma como seres vivientes de forma excepcional.


Y tú ¿estás dispuesto a dar el paso de abrirte como un canal de esperanza para que todos podamos tener una vida mejor?


Good vibes only! Kevin R.

 

Si sientes, ganas de llorar frecuentemente, desesperanza, negativismo, deseos de morir, variable estado de ánimo, alteraciones en el sueño o del apetito y perdida de interés en lo que siempre disfrutaste, es necesario que consultes con tu prestador de servicios de salud.


Recuerda:

  • Hablar de lo que sientes es el prime​r paso para encontrar solución y te hará sentir mejor.

  • Existen diferentes fuentes potenciales de ayuda: personas cercanas o de confianza, los profesionales de la salud, y los líneas de atención o Centros de Escucha y Orientación en salud mental.

_________________________________________________________________________________________


¡Gracias por leer!


📍 Conéctate con nosotros en instagram👇




62 views

Join our newsletter to receive information about latest technologies trends and job offers

Thanks for subscribing!